Inicio

Este es el espacio de la periodista de Alejandra Musi

Aquí encontrarás un compendio de mis colaboraciones
y coberturas de festivales de cine a nivel mundial.

Si deseas enviarme información sobre estos temas
usa la forma de contacto o envíame un correo electrónico.

Contáctame

icono-experiencia
0

Años de experiencia

icono-festivales
0

Festivales

icono-premier
0

Premieres

Últimas noticias

  • 2019

  • El Joker que EU no quiere ver

    Columna publicada en El Universal

    Lo que realmente sucede es que Joker toca el talón de Aquiles del sistema norteamericano al mostrar el fracaso de la salud mental de Estados Unidos sumado al problema de las armas.

    En lo que va de este año ya se han producido alrededor de 250 tiroteos múltiples… y los que faltan.

    El resultado fue escandaloso pues los senadores accedieron. Algunos de ellos, cuando el programa salió al aire, renunciaron. Pero el problema sigue ahí y seguirá cobrándose muchas más vidas porque en EU todo está regulado por el mercado y la venta de armas genera más de 30 mil millones de dólares al año. Así, el drama de la violencia y de la facilidad para que un arma caiga en las manos incorrectas no es culpa del Joker que se ve en la pantalla grande sino del Joker que el sistema alimenta. Es más fácil echarle la culpa a Todd Phillips.

  • Norton da su visión sobre el Tourette

    Información publicada en El Universal.

    Motherless Brooklyn, su segundo filme como director que también protagoniza, cierra el Festival de cine de Nueva York

    Nueva York.— Mañana finaliza el Festival de cine de NY y lo hace con las proyecciones de la cinta escrita, producida y dirigida por Edward Norton, Motherless Brooklyn, filme basado en la novela homónima de Jonathan Lethem que se sitúa en los años 50 y sigue los pasos de Lionel Essrog, un detective con Síndrome de Tourette que busca hacer justicia a la muerte de su amigo y mentor.

    En la rueda de prensa tras mostrar al mundo por primera vez su segundo filme como director, Norton, acompañado por Willem Dafoe y la actriz Gugu Mbatha-Raw, habló de lo liberador que fue conocer al escritor de la novela antes de filmar.

    “Algo que me ayudó mucho fue que Jonathan me dijo que no creía en las adaptaciones fieles a los libros porque nunca podrían ser iguales así que me dio su bendición: ‘hazla y agrégale tu toque personal, ponle lo tuyo’. A partir de ahí se me quitó un gran peso de encima y pude lanzarme a crear el filme como yo creía que tenía que ser”, aseguró.

    Norton es uno de los muchos actores a los que de vez en cuando les gusta dirigir, apuntó que la tarea como director se complica cuando además de la visión global del proyecto tienes que dirigirte.

    “Por un lado ayuda que tienes muy claro lo que quieres hacer con el personaje pero por otro está la preocupación de cuidar el espacio de los demás actores, sin embargo, la clave para mí y que me quitó mucha presión fue que elegí al mejor elenco posible”, dijo el realizador, al que también le pareció fascinante explorar lo que sucedía en Nueva York en los años 50.

    “Y que puede relacionarse mucho con lo que sucede ahora”, agregó el director, para el que elegir a Alec Baldwin para interpretar a un constructor corrupto y cuya actuación hace muchos guiños a las imitaciones de Trump que han hecho famoso a Baldwin en los últimos años.

    La importancia de cómo retratar una condición como la del Síndrome de Tourett que tiene su personaje fue algo que también apasionó a Edward.

    “Para mí lo más importante era evitar el mayor error al convertir a las personas que las tienen en santos. Algo maravilloso de Daniel Day Lewis en Mi pie izquierdo es que su personaje tiene momentos en los que muestra que también puede estar lleno de ira y ser un cabrón. Es una persona integral, no alguien reducido a su enfermedad. Y eso es lo que yo quería lograr con Lionel”.

  • José José, otro artista canibalizado

    Artículo publicado en El Universal

    Pasa lo mismo con los hijos, de los que suponemos que los logros de su padre o su madre (según sea el famoso) les ha permitido vivir en una burbuja de lujo y de comodidad.

    Existen muchos estudios en psicología que hablan de las características de los artistas, de la sensibilidad que tienen, la necesidad de individualismo, también de aceptación, la importancia de ser capaces de desarrollar una alta resiliencia para sobreponerse a tanto rechazo y la fragilidad que tienen, pese a que parezcan invencibles.

    Sin embargo, lo que me intriga en momentos como estos en los que la muerte de José José ha sacado a relucir tantos temas oscuros familiares es lo que los artistas generan en su entorno y lo que los lleva a ser canibalizados por los demás.

    Como si de esa forma él mismo pudiera poseer parte de esa perfección.

    Y no importa si se trata de los hijos, de los padres, de los hermanos o personas de confianza, ocurre en todos los niveles y el espectáculo se torna vil y despiadado.

    Es ahí cuando surgen las Saritas, los Luisitos y todos los hitos que hay por el mundo canibalizando al que le puede proveer lo que por sí mismo nunca ha conseguido, intentando chupar el elixir de lo que pareciera la felicidad.

    Y ahí es en donde quizá, sólo queda el consuelo del público, de la audiencia que sigue aplaudiendo y que consuela a muchas de estas personas cuya vida es mucho más bella desde el escaparate.

    Read More
    0
  • Tras 50 años, Pacino y Scorsese se juntan

    Información publicada en El Universal

    Nueva York.— En el Alice Tulley Hall, del Lincoln Center neoyorquino se encontraron cuatro leyendas: Al Pacino, Joe Pesci, Robert De Niro y Martin Scorsese.

    “Ahora me alegro de que haya pasado tanto tiempo porque en estos años la tecnología avanzó y nos permitió lograr cosas que antes eran imposibles como lo que hicimos con el proceso de la edad”.

    “Hasta ahora me doy cuenta de que era por eso. Yo veía en la pantalla a todos y decía, ‘vaya que se ven bien’, pero claro, ahora sé por qué…”, dijo entre risas el actor.

    “Yo conocí a Pacino en 1970 y desde entonces intentamos hacer algo, quisimos hacer Modigliani y por diversas razones no se pudo hasta que hace más de seis años nos volvimos a encontrar y le propuse el proyecto y recuerdo que lo primero que me dijo fue ‘¿pero eso realmente va a suceder?’ Por fortuna así fue”, recordó el director neoyorquino.

    Scorsese contó que Pacino se paseaba por todo el set escuchando grabaciones con la voz de Hoffa.

    “Pero lo había y lo leíste Al”, replicó Scorsese. “Bueno, sí, como una página”, respondió Pacino entre las risas de todo el auditorio. “No, no, lo leíste todo, al menos una vez, ahí estaba todo”, insistió el director provocando un cómico momento.

    “Se puede ver el sentimiento de Jimmy Hoffa como alguien que está por encima de la ley. Y no, ¡nadie está por encima de la ley!”, dijo provocando aplausos. “También habla del poder, de cómo esta es la fuerza más fuerte que hay y no el dinero. El poder lo borra todo y harás todo por conservarlo”, apuntó el director.