Autor: Alejandra Musi

“Fígaro” a la mexicana

A José Adán lo conocí hace 8 años haciendo Elixir de amor con la Ópera de Nueva York.

Desde entonces este gran barítono se ha reinventado varias veces convirtiéndose en un artista de lo más versátil.

Pero lo mejor de Adán es su cercanía y simpatía. Su historia profesional es impresionante y es parte ya del mosaico cultural latinoamericano de NY.

De origen sinaloense, ha fusionado la banda de su tierra con la ópera, formando así la espectacular Banda Nueva York y su agenda siempre está repleta de proyectos, desde hacer Turandot en Alaska hasta giras por México y Estados Unidos, aquí les compartimos un poco de la simpatía y talento de este mexicano que está decidido a triunfar en NY.

En entrevista con José Adán Pérez, Barítono mexicano

En entrevista con José Adán Pérez, Barítono mexicano que triunfa en NY.

José Adán ha trabajado con Bruno Bichir en NY.

José Adán ha trabajado con Bruno Bichir en NY.

Lauren Weisberger al ataque

Lauren Weisberger, autora de “El diablo viste de Prada” -una de las películas que me encantan y que disfruté mucho en su día sobre todo viendo a Meryl Streep en el papel de Miranda Presley- ¡tiene nuevo libro!

Se llama When Life Gives You Lululemons. En él rescata al personaje de Emily 10 años después.

Lauren  trabajó como asistente de la famosa editora de Vogue, Anna Wintour y en ella se inspiró para el famoso personaje de Miranda que por cierto, dice rescatar al final de este nuevo libro. Para Lauren, lo más importante al escribir esta nueva novela era tener a la amistad entre mujeres como el centro de todo.

La ciudad de Greenwich con sus mansiones y vida acomodada, situada al norte de Nueva York es otra de las protagonistas del libro de Weisberger quién vive muy cerca del epicentro de su nueva obra.

 

Children of Men

La película con la que Cuarón predijo el futuro

Hace 12 años Alfonso Cuarón dirigió la cinta Children of Men. Se estrenó en el Festival de Venecia y al salir del cine los periodistas comentábamos el horror que sería vivir un mundo así: con inmigrantes enjaulados, ataques terroristas en cualquier parte y sociedades de primer mundo deshumanizadas y egoístas. 

La película se sitúa en el 2027 y es protagonizada por Clive Owen, Julianne Moore y Michael Caine. Una de mis favoritas de Cuarón porque es la primer cinta en la que comenzamos a ver su interés por un cine social.

Está basada en el libro de Naomi Klein, The Shock Doctrine, de la cual Cuarón nos habló mucho en ese entonces en Venecia (era un tema que lo obsesionaba) y que por tristeza parece estar más actual que nunca.

Un filme que no te puedes perder si quieres entender por qué estamos viviendo una época de muros, de violencia y precariedad. Pero en el que no se puede dejar de lado la esperanza.

Y es que todos estos días viendo la crisis en la frontera mexicana en donde los niños son separados de sus padres o las pateras repletas de gente que logran cruzar el Mediterráneo pero que no quieren ser recibidas en la “tierra prometida” no he dejado de pensar en “Children of Men”.

Un filme que se adelantó a su época y que si lo ves con detenimiento, tiene muchas de las respuestas de lo que estamos viviendo ahora.

 

Gael García te recomienda…

A Gael García le encanta leer. De hecho, nos contó que suele tener siempre varios libros de diferentes temas que va descubriendo a la vez.

Es un artista inquieto al que le gustan desde los clásicos hasta los ensayos más actuales.

Después de presentar en la Berlinale Museo, la nueva cinta de Alonso Ruizpalacios (Güeros) que protagoniza junto a Leonardo Ortizgris y que se llevó el Oso de Plata a mejor guión, Gael nos contó cuáles son los libros que lo acompañan a todas partes en esta etapa de su vida y por qué nos recomienda leerlos.

No te pierdas este vídeo exclusivo en el que Un mundo de cine pudo hablar en exclusiva con la estrella que pronto podrás ver en la cinta Dolores del director argentino Gonzalo Tobal.

 

 

Chimamanda

Este artículo se publicó en la revista Glamour España mayo 2018.

Chimamanda Ngozie Adichie: “No tienes que gustarle a todo el mundo”

Por Alejandra Musi

A sus 40 años ha logrado ser una de las voces feministas más importantes de la actualidad. Vive a caballo entre su natal Nigeria y Estados Unidos y sus tres novelas Purple Hibiscus (2013), Half of a Yellow Sun (2006) y Americanah (2013) han recibido buenas críticas alrededor del mundo y en diarios como el New York Times.

Su libro más reciente, Der Ijeawele or a Feminist Manifesto in Fifteen Suggestions fue publicado en marzo de 2017. Glamour se encontró con la autora en pleno centro de Manhattan para descubrir que ella misma encarna su definición de belleza la cual describe como, “sentirse a gusto en tu propia piel”. Y esta mujer de ébano es lo que transmite: seguridad. Posee el atractivo de las personas auténticas y habla sin tapujos.

Chimamanda es una feminista que ama la moda, que sabe caminar en tacones de vértigo y no duda en afirmar que está a favor de que una mujer decida si quiere tener un aborto pues cree en la elección de la mujer sobre su cuerpo. Es alguien que “ama el amor” pero está convencida de que una mujer no necesita de nadie más que de ella misma para ser una persona completa porque “las mujeres pueden hacer cualquier cosa que quieran”, algo que aprendió de su madre, quién llegó a ser la primera mujer encargada de las admisiones en la historia de la Universidad de Nigeria. Creció con una figura paterna sólida y amorosa, “mis padres iban a la Universidad juntos, siempre compartían la hora del lunch, son buenos amigos.

Tuve un buen modelo de cómo debería ser una relación y de cómo una mujer puede serlo todo porque mi madre trabajaba, tenía hijos y una buena pareja que la apoyaba, con la que compartía muchas cosas”, por eso su visión de la maternidad no puede concebirla sin la de la paternidad, “creo que hay mucha presión sobre la mujer y también tenemos que hablar del padre. Es importante esperar que los hombres cuiden a los hijos cuando están presentes”, nos aseguró esta madre de una niña de dos años y medio a quién evita comprarle muñecas, “quiero que mi hija sepa hacer cosas, no sólo arrullar una muñeca.

Y si cuando crezca quiere una muñeca se la compraré porque no soy una madre feminista loca pero le haré ver que no son algo interesante porque lo único que puedes hacer con ella es sostenerla en tus brazos, oír como llora y cambiarle los pañales, así que lo que le diré es: “¿realmente quieres hacer esto o prefieres pilotar un helicóptero y ser cool?” Quiero que mi hija sepa que puede hacer lo que desee, que no hay límites”. Y esto nos lleva a otras preguntas:

¿Qué significa ser mujer hoy en día?

Depende mucho del lugar en el que estés. Creo que la historia de las mujeres ha sido la de dar dos pasos hacia el frente y uno hacia atrás. Definitivamente muchas cosas han cambiado, pero todavía hay mucho por hacer porque vivimos en un mundo que no cree en darle a la mujer su completa dignidad y eso se extrapola a muchas cosas. Lo que está pasando con el abuso sexual no es nuevo sino que finalmente se está hablando de ello porque ha sido algo que ha sucedido durante muchísimo tiempo. Los hombres creen que las mujeres existen para su propia conveniencia y necesidades, que no son tan seres humanos como ellos. Creo que esa es la razón que está por debajo de todo y de ahí que las mujeres ganen menos que los hombres por hacer el mismo trabajo, entre muchas otras situaciones.

¿Crees que movimientos como el #metoo realmente cambiarán algo?

Sí. Tengo mucha esperanza porque la clave es que finalmente están habiendo consecuencias por abuso sexual. Antes, si una mujer hablaba de acoso sexual en el trabajo, la echaban porque se volvía una persona que no era buena para la compañía.

Ahora es el hombre el que está siendo castigado, eso es nuevo. Es un gran paso y algo muy alentador y espero que no sea sólo una moda. El número de personas que han perdido sus puestos de trabajo a causa del acoso son tantas y tan poderosas e importantes que esto tiene que ser un gran cambio. Creo que las empresas ahora están más consientes y alerta acerca de este problema y de la necesidad de tener a más mujeres en posiciones de poder. Soy optimista. Pero algo que sigue  siendo un problema y que se ve reflejado en el #metoo es que las mujeres tienen que ser presentadas como buenas.

Tienes que ser perfecta para ser objeto de simpatía. En las historias de abuso sexual a menudo encuentro que lo que se dice es que “ella era tan inocente, no tenía idea. Aterrizó del cielo y fue acosada”. No creo que las mujeres tengan que ser perfectas antes de darles la justicia que merecen o simpatizar con ellas. Me molesta que no hay más textura en la forma de analizar los hechos. No me importa si ella estaba desnuda si dice no es no.

Háblanos de la importancia de empoderar a las mujeres…

Creo en el feminismo como en un largo proceso de “desaprender” las cosas que nos han enseñado. En el minuto en el que naces y te miran y dicen, “es una mujer”, la socialización comienza. Hay estudios que han demostrado que las bebés niñas son tratadas diferente a los bebés niños. Lo mismo ocurre en el terreno de juego, en la escuela. Así es que empiezas a aprender quién eres en el mundo desde muy temprana edad. Y toma mucho tiempo y esfuerzo cambiar esa concepción. Podemos hablar de cómo las mujeres necesitan empoderarse pero también habría que hablar de cómo son criadas.

Creo que las niñas desde muy pequeñas aprenden a no ser ellas mismas, a aparentar, a contenerse, a no decir lo que realmente piensan porque tiene que ser agradables. Y si tienes un punto de vista o una voluntad muy fuerte te dirán que eres agresiva o una hija de puta. Es muy fácil convertirte en una hija de puta si eres mujer en este mundo. Si eres hombre, eres fuerte. Pero si eres mujer… Y las mujeres tienen que navegar constantemente en ese conflicto de querer ser fuerte, pero no unas hijas de puta, querer divertirse pero que los demás las quieran. Y es agotador. Siempre que hablo con mujeres jóvenes les digo, “sean bondadosas con ustedes mismas. No tienen que ser perfectas. Y cuando sientas que te estás reprimiendo en alguna situación pregúntate, ‘¿qué tengo que perder?’ Porque no tienes que gustarle a todo el mundo”. Me preocupan las mujeres que creen que tienen que ser versiones de sí mismas que no son ciertas. Me hace pensar en todo lo que se ha perdido en el mundo porque las mujeres tienen potencial y talento e ideas pero no las usan porque el mundo no se los permite. Eso me entristece.

Esto también se ve reflejado en la sexualidad femenina…

Sí, las mujeres por lo general se avergüenzan de ser seres sexuales. La sociedad nos hace creer que no somos dueñas de nuestros cuerpos. Y creo que está muy ligado a la idea de lo que una mujer puede hacer si se queda embarazada y tengo la fuerte creencia de que el aborto debería ser la decisión de la mujer. Es su cuerpo. Si los hombres pudieran quedarse embarazados el aborto en el mundo sería algo tan fácil que incluso podrías conseguir el remedio en una farmacia. Vivimos en un mundo en el que a las mujeres no se les permite ser sexuales. Tienes que ser sexy pero no demuestres que el sexo te interesa y no lo disfrutes.

Chimamanda en una ocasión habló de un tema del cual se ha investigado muy poco y es acerca de las experiencias de los transexuales. La escritora comentó que aunque los respeta no cree que la experiencia de una mujer heterosexual es la misma que la de un transgénero.

Al respecto nos contó, “sí, hubo mucho ruido cuando dije eso. Pero mi punto es que debemos reconocer que las personas tenemos diferentes experiencias y cuando eres una mujer en el mundo, desde el minuto en el que naces la socialización a la que has estado expuesta es diferente. Y respeto lo que la persona pueda sentir pero lo que el mundo está viendo no es lo que estás sintiendo, está viendo tu cuerpo. Y mucho del género tiene que ver con nuestros cuerpos. Si entras en una tienda, miran tu cuerpo.

Si caminas por la calle y es tarde y de noche y un hombre está buscando violar a alguien buscará el cuerpo de una mujer y cuando se está criando a una niña pequeña su educación se da en torno a los hombres porque te dicen que no puedes estar sola de noche en la calle porque es peligroso y un hombre te puede violar, sé cuidadosa en cómo vistes, no bebas… La agenda está condicionada por eso. Mi punto es que la gente trans es algo válido y he leído mucho acerca de cómo las personas transexuales son parte de la historia de la humanidad pero lo que me molesta es que los americanos liberales no se permitan hablar de diferentes experiencias e insistan en decir que todo es lo mismo”. Y yo digo que no, no podemos ser deshonestos por querer ser incluyentes. Es posible ser incluyentes y honestos y hablar de distintas experiencias”.

¿El escenario perfecto de Chimamanda para las mujeres del futuro?

Un mundo en el que las mujeres sean todo y cualquier cosa. En el que no asumas automáticamente que el ser mujer significa algo. Hoy me pasó que el chófer que nos iba a recoger no llegaba y le dije a mi amiga “¿Dónde estará él?”. Y resulta que el conductor era una mujer, pero estamos acostumbrados a que la mayoría de los choferes sean hombres. Me gustaría un mundo en el que no asuma de inmediato que quién vendrá por mí será un hombre.

Cannes 2018 – Cobertura en Tiempo Real

Del 8 al 19 de mayo se celebra el Festival de Cannes, el más importante y glamoroso del mundo en donde se proyectan y compiten las películas más esperadas del año.

Si quieres saber todo de #Cannes2018, aquí es donde puedes hacerlo pues será una cobertura en tiempo real llena de anécdotas de todo lo que está sucediendo en el festival.

¡Acompáñame!

Guillermo Del Toro y sus lecciones de vida…

“Hacer cine es como comerte un sándwich de caca: a veces te toca más pan y a veces menos, pero ¡siempre te toca caca!”, fue la respuesta de Guillermo Del Toro cuando le pregunté qué significa para él hacer cine. Acababa de terminar El laberinto del fauno con el que todos le vaticinaban un gran fracaso y me fui a entrevistarlo a Los Ángeles en donde más que una entrevista me dio una de clase de vida. Sí, como esas que da ahora en sus Master Class.

PDF entrevista Guillermo Del Toro.

El adorable George Clooney

“Hi beautiful eyes”, me dijo George Clooney cuando le di la mano y me presenté con él antes de comenzar la entrevista. Dicen que es así con todo el mundo pero a mí después de esa sonrisa y esa frase me dejó KO y no hice más que leer mis notas en el cuaderno negro sintiendo como la sangre me iba subiendo por el cuerpo hasta la cara para convertirme toda yo en un tomate que hacía las preguntas con risas nerviosas. Y es que si hay un actor lleno de encanto y elocuencia es él.

Aquí va la entrevista “Quémese después de leerse” publicada en la revista CINEMANIA 2008.

George Clooney

Pedro al borde de un ataque de nervios

El director manchego no concede muchas entrevistas pero cuando las da, no hay quien lo detenga. Extrovertido, sincero, no tiene ni un tapujo al hablar y es de los mejores entrevistados que he tenido la suerte de tener frente a mí porque te habla de todo: de la movida, de sus años de locura, de drogas y de sexo desenfrenado. También de sus migrañas, de lo que lo ha detenido en la vida y de las muchas cosas que aún quiere lograr. Pedro Almodóvar es divertido, abierto, relajado, pero también un director que según cuentan quienes han trabajado con él, escrupuloso, perfeccionista, obsesivo. Para mí entrevistar a Pedro siempre es una fiesta, una conversación que detesto que el tiempo acabe, como sus películas.

Pedro Almodóvar

La primera vez…

Siempre hay una “primera vez” en un festival. Ese que te deja huella porque te pasa TODO. Cada festival es un mundo y se vuelve fascinante navegarlos e ir desentrañando sus secretos.

Y aunque no cambiaría por nada esta sensación de que esas pequeñas burbujas se han convertido en un lugar muy entrañable (y cómodo) para mí, tras muchos años de recorrido, a veces recuerdo con nostalgia aquellas épocas en las que subirme al avión y llegar a la Mostra, a Cannes o a Berlín era una mezcla de enigma y aventura.

Este artículo que escribí para la revista VUELO hace muchos años me gusta porque describe bien lo que es esa “burbuja festivalera” y además es una especie de homenaje a la revista extinta que me dio lo más importante: un buen espacio para escribir de lo que quisiera pero sobre todo, buenos editores y amigos…

Así es un festival de cine