Inicio

Este es el espacio de la periodista de Alejandra Musi

Aquí encontrarás un compendio de mis colaboraciones
y coberturas de festivales de cine a nivel mundial.

Si deseas enviarme información sobre estos temas
usa la forma de contacto o envíame un correo electrónico.

Contáctame

icono-experiencia
0

Años de experiencia

icono-festivales
0

Festivales

icono-premier
0

Premieres

Últimas noticias

  • 2020

  • Hablar del pasado es actual

    Columna publicada en El Universal.

    Difiero en absoluto de quienes piensan que mirar hacia el pasado no tiene aprendizajes para la actualidad. La frase que se le ha atribuido a Confucio y Napoleón Bonaparte que dice que “aquel que no conoce su historia está condenado a repetirla” no podría ser más cierta.

    Últimamente he escuchado muchas quejas acerca de cómo el cine se ha volcado demasiado en explorar situaciones de otras épocas o en hacer ciertos remakes dejando al lado la modernidad. Para mí, la clave está en analizar a profundidad qué remake se está haciendo y qué tema se está revisitando.

    Porque sí, Mujercitas, a pesar de haber sido escrita en 1868 por Louisa May Alcott, aún habla de muchas cosas que siguen sucediendo y de temas que son vigentes. No es extraño pues, que a pocos años del #MeToo y de que se den a conocer cifras de escándalos de cómo en el siglo XXI sigue existiendo el techo de cristal y una desigualdad salarial para las mujeres en la gran mayoría de los países del mundo, Mujercitas y esa Jo que sueña con vivir de su escritura resuene en muchas madres e hijas.

    Sobra decir que el mundo está lleno de Megs, Amys, Beths y Marmees. Y lo cierto es que es bello poder ver esas historias envueltas en vestuarios y escenarios de otra época que por más lejana que esté, conecta y dice algo valioso hoy en día.

    Qué decir de las películas de guerra. “¿Otra más?”, es la pregunta que he escuchado constantemente. Otra más, pero ojo, que si se trata de 1917 o de Jojo Rabbit no nos están diciendo algo nuevo sino que nos están recordando algo importante: la guerra duele, el odio destruye, los extremos son peligros. Alrededor de los días en que 1917 se estrenó en salas, la crispación entre Estados Unidos e Irán estaba llegando al límite en el que nadie descartaba el inicio de la tercera guerra mundial.

    Así es que no puedo pensar en un tema más vigente y oportuno que en el de ambas películas, porque cuando las personas piensan que ya basta de hablar de Hittler, surge una película que de forma brillante nos vuelve a recordar lo que pasa con el fascismo. En una Europa cada vez más polarizada, con los gobiernos de extrema derecha ganando cada vez más terreno, es importante recordar lo que ocurre cuando estos llegan al poder.

    El cine está hecho para entretenernos, sí, pero también para provocarnos la reflexión, para actuar como un espejo y plasmar lo que nos ocurre y lo que no hemos aprendido y tenemos que volver a vivir una y otra vez aunque sea a través de la ficción.

    Y sí, también hay cintas que buscan la taquilla fácil, que carecen de contenido y de invención, que pueden estar disfrazadas de tecnología, de temas “actuales” y de aseveraciones superficiales. La calidad y profundidad de las mismas no tiene que ver con el año en el que se sitúan, la época que les da contexto o el tema que se está abordando sino con cómo lo hacen, hacia dónde te llevan.

    En ese sentido, mirar al pasado no podría ser más progresista.

  • Los diseños de Chiapas toman pasarelas de NY

    Entrevista publicada en El Universal

    Alberto López promueve textiles artesanales; planea impulsar oficio entre niños Indígenas

    Nueva York.— En plena efervescencia de la Semana de la Moda de esta capital estadounidense, el diseñador chiapaneco Alberto López llegó a la Ciudad de los Rascacielos para ofrecer algo muy poco desarrollado en la industria neoyorquina: el textil artesanal.

    “Me he dado cuenta de que en Nueva York existe una gran variedad de diseñadores muy interesantes pero todo se trabaja con telas industriales, casi no hay un trabajo artesanal y es por ello que creo que mis diseños han gustado tanto y llamado la atención”, comenta el creador, quien charló en exclusiva con EL UNIVERSAL.

    El encuentro se realizó en el restaurante MAD Morton, en el legendario Village de Manhattan, donde este 7 de febrero presentará sus diseños en una cena-show íntima y exclusiva. Desde que aterrizó en la Gran Manzana, Alberto ha sido muy solicitado.

    Su agenda no se detiene ahí, pues el 8 de febrero presentará otro desfile en la galería René Soto, en Norwalk, Connecticut, y el 10 de febrero Alberto llegará al famoso barrio de Williamsburg, en Brooklyn, donde mostrará su colección en un entorno muy exclusivo.

    “Estar en Nueva York es algo que jamás imaginé poder hacer y todavía hay muchas cosas que tengo que digerir. Pero es muy inspirador este viaje, me he dado cuenta de todas las posibilidades que hay y de todo el trabajo por hacer”, dice el originario de Aldama, Chiapas.

    Asegura que lo más importante es seguir trabajando para cambiar la vida de su comunidad.

    “Mi sueño es lograr abrir una especie de museo y casa de cultura en la que los niños y jóvenes aprendan diseño textil, en donde puedan profesionalizarse y mejorar sus vidas. Me encantaría lograr una mejor educación para la gente de mi entorno. Para esos niños que van a la escuela sin nada, con sus libros en la mano y descalzos, pero que a través del aprendizaje de un oficio pueden cambiar su futuro porque de ahí es de donde yo vengo. Ese es mi objetivo y lo que me mueve a hacer todo lo demás”, dice.

    Algo a destacar es la gran acogida y ayuda que le ha dado al diseñador la comunidad mexicana en Nueva York. Los empresarios como Daniel Arellano Martínez, de San Bartolo Mezcal Artesanal, el productor Kwan Salazar, la artista Sandra Soto y el modelo Jaime Bajonero, todos ellos afincados en esta ciudad, han sido pieza clave para orquestar la exitosa agenda del talento chiapaneco que también estuvo presente en la sede de la Organización de las Naciones Unidas; se reunió con el cónsul de México y tiene pendiente un encuentro con Anne-Claire Legendre, la Cónsul General de Francia en Nueva York, pues en marzo próximo se espera que Alberto viaje al país galo para seguir con el proyecto de internacionalización de sus textiles.

    Alberto asegura que viajar con sus diseños le ayuda a “llamar la atención hacia el potencial con que cuenta la comunidad indígena y su talento”.

  • En el backstage de “El cascanueces”

    Artículo publicado en El Universal

    Este año, mis hijas de seis y nueve años tuvieron la suerte de formar parte de esta gran puesta en escena que hace unos días llegó a su fin en el Teatro Palace de Stamford. La emoción de esta oportunidad pronto se convirtió en estrés al descubrir la complejidad de la logística de los ensayos, pues aunque ambas participaran, sólo unos minutos eran parte de un todo que está cronometrado al milímetro.

    Al principio me molestó darme cuenta de que no podría evitar la cancelación de nuestros planes pero asumí que habíamos hecho un compromiso con el ballet y que por más incómodo que me pareciera, tenía que enseñarle a mis hijas la importancia de cumplirlo.

    El resultado de tanta disciplina y esfuerzo fue espectacular. Y entonces agradecí la lección, tan clara, tan viva, que experimentamos en este proceso mi familia y yo: la de comprobar de forma tan evidente los resultados del esfuerzo, de la renuncia, de las noches de desvelo, del cansancio, de la paciencia y de entender que para conseguir grandes cosas todas las piezas del engranaje son cruciales. En un mundo en el que todo es inmediato, en el que se valora tanto la individualidad y en el que la satisfacción instantánea se aplaude y a la que se accede tan fácilmente, poder encontrar a un hombre como Mr. Raphael y el equipo de personas que lo acompañan en esta titánica labor fue inspirador.

    Read More
    0
  • Un gran año para el cine

    Columna publicada en El Universal

    Es un recuento que suele ser de 10 filmes y que, por lo general, al llegar al octavo o noveno puesto empiezas a dudar si realmente esa película merecería estar en un ranking tan exigente. Este año me ocurrió lo contrario.

    La pantalla grande, tan cuestionada en tiempos del streaming demostró que sigue siendo una experiencia colectiva necesaria y capaz de motivar al público.

    Mientras que todos los oráculos apostaban a un virtiginoso apocalipsis del cine, de forma inesperada y muy deseada, tuvimos doce meses de buena cinematografía que no se detendrá, pues aún están por llegar a México en los primeros meses de 2020 piezas destacables y que darán batalla en los Oscar como la dirigida por Greta Gerwig, Mujercitas, o Bombshell (El Escándalo), de Jay Roach, cuya historia de acoso sexual del entonces CEO Roger Ailes de Fox News y la cultura del abuso de poder no pudo estrenarse en las salas de Estados Unidos en mejor momento que el mismo día en el que todas la portadas del planeta anunciaban el impeachment a Donald Trump.

    La lección de su director surcoreano Bong Hoon Ho acerca de cómo sí es posible crear historias con la profundidad, complejidad y maestría capaz de conquistar a los críticos pero a la vez hacer filmes entretenidos y cercanos a la audiencia es una bocanada de aire fresco.

    Parasite además tiene el acierto de tocar un tema urgente y que impulsa a los resortes humanos de cualquier sociedad actual del globo terráqueo como lo es la desigualdad social.

    Mientras unos tengan tanto y otros tan poco no podremos vivir en armonía.

    Read More
    0